Se cumple el aniversario de la paralización de las DOT sin que el gobierno haya cumplido el mandato del Parlamento Vasco.

Colectivo Desazkundea-Decrecimiento. Comisión de estudio sobre las  DOT.

El 7 de febrero del 2013 el Parlamento Vasco instó al Gobierno de Gasteiz a paralizar la actualización de las Directrices de Ordenación del Territorio (DOT): “revisar las DOT teniendo en cuenta los retos actuales en los ámbitos económico, social, medioambiental, perspectiva de género, cultural y paisajístico, mediante un amplio proceso de participación ciudadana”.

Ha pasado un año y la Consejera de Política Territorial y Medio Ambiente, Ana Oregi, no ha dado ningún paso. Las DOT son VINCULANTES para todo planeamiento sectorial, municipal y comarcal.

Las DOT entraron en la agenda del Parlamento impulsada por el trabajo de análisis y propuestas alternativas que elaboramos y socializamos una serie de agentes sociales, ecologistas, sindicales, feministas, personas del ámbito profesional y universitario. Este trabajo se materializó en junio del 2012 en una alegación a la totalidad del modelo territorial que se querían imponer desde las DOT-EuskalHiria. Una propuesta sin la necesaria autoevaluación de los efectos que el modelo ha provocado en los últimos quince años entre ellos la burbuja inmobiliaria. Un modelo neoliberal de gestión descoordinado, derrochador e insostenible que vienen aplicando las instituciones vascas.

Ana Oregi no ha asumido la responsabilidad que le corresponde de iniciar la tarea encomendada por el Parlamento Vasco.

Este abandono provoca que sigan vigentes las DOT del año 1997, totalmente desfasadas en sus previsiones. Por ejemplo, están OBLIGANDO a algunos municipios a aplicar para sus Planes Urbanísticos la antigua fórmula de cuantificación de nuevo suelo residencial a calificar, con previsiones para el crecimiento edificatorio completamente desproporcionado de las necesidades de la población.

Ante la crisis sistémica (energética, ecológica, dependencia alimentaria, exageración urbanística, derroche de infraestructuras, polarización social, etc…) es imprescindible fijar el equilibrio entre desarrollo y territorio. Hace falta innovación desde un enfoque ecosistémico del territorio y un compromiso de equidad entre las zonas metropolitanas y los pueblos y comarcas. Apostar por el urbanismo compacto y decrecentista en ocupaciones de suelo rural y generación de tráfico y que garantice el derecho a la ciudad y el acceso a la vivienda. Para ello es fundamental la participación como vía garante de inserción de la perspectiva de género e integradora de diversidad de generaciones y culturas.

Contacto: info@dot-desazkundea.org

 609 78 16 02 /  635 70 06 70.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario